Patrimonio Musical

Música, bendita música,  sonidos paridos de una partitura que se convierte en melodía cofrade, armonioso dibujo de emociones repentinas, de ingenio derramado, marchas de pasión por cualquier esquina que sin mordazas ni censuras expresan el arte con compás, música que se califica perfectamente con la palabra “cultura”.

Los sones de las marchas de procesión se convierten en  notas musicales que forman un pentagrama creado para mayor gloria de Jesús y su Madre María Santísima, catalogada como una banda sonora que acompaña en la estación de penitencia, llegando a lo más adentro del sentimiento de los cofrades.

Compositores de los distintos estilos y músicos que interpretan cada Semana Santa en las calles de nuestras ciudades los sonidos que perduran en el tiempo tras los pasos de los Sagrados Titulares, abriendo cortejo, participando en certámenes de marchas o conciertos que engrandecen el gran patrimonio musical.