JOSE MARIA GERONES VALLES

José María Geronés Vallés, nació en Cassá de la Selva (Gerona) el 27 de Febrero de 1.909 y falleció a los 86 años en Sevilla el día 10 de abril de 1.995.

Hijo de una familia acomodada, sus padres Ramón y Carmen tuvieron 10 hijos.

Realiza sus estudios primarios en su pueblo con los Hermanos de la Escuelas Cristianas, cosa que pudo influirle en su vocación a la vida religiosa. De niño cantaba en el Orfeón de Cassa, y en una de esas actuaciones fue a la casa salesiana de Gerona donde se enteró que en el barcelonés barrio de Sarriá había un colegio en el que unos alumnos estudiaban y otros trabajaban… El 23 de mayo de 1922 ingresó en los Salesianos de Sarriá, allí estudió decoración y sintió deseos de hacerse salesiano. Hizo el noviciado en Barcelona-Sarria entre 1925-26, allí en la Capilla de Don Bosco hizo su primera profesión el 15 de Julio de 1926.

Su primer destino como religioso será Sarriá (1926-30) trabajando en el taller de escultura. Posteriormente es enviado a Buenos Aires (1930-44). En su cartilla militar se le autoriza «para marchar a las misiones que los Salesianos de Don Bosco tienen en la República Argentina».

Allí hará su profesión perpetua en Bernal el día 23 de febrero de 1.937.

Volverá a Barcelona  (1946-50). Allí le dieron a escoger entre Pamplona o Sevilla, y escogió Sevilla para ir provisionalmente, (45 años) fue el provisional más famoso de la Inspectoría.

Desde 1950 es Coadjutor en Sevilla Trinidad con los cargos de responsable del Taller de Escultura y Conductor de la Inspectoría (1950-1978) Posteriormente (1978-85) será Administrador y Jefe de Personal de la Comunidad de la Casa Inspectorial. Los últimos diez años 1985-1995 fue Sacristán Mayor del Santuario de María Auxiliadora.

Artísticamente en Sarriá su primer maestro fue el sevillano D. Ángel Ramos, con el que se quedó D. José María de maestro segundo desde 1925 a 1930. En Argentina organiza el taller en el colegio salesiano Pío IX. Le encargaron el majestuoso escudo que presidía el Congreso Eucarístico Internacional de 1934 y de su taller salieron ochenta mil pequeños escudos. Un antiguo alumno organiza una exposición en reconocimiento al trabajo de D. José María Geronés en Chacabuco.

Una vez en Sevilla en 1950 se hace cargo del taller de la Trinidad, allí solía relatar que había construido 60 retablos con más de cinco metros de altura, entre sus retablos el altar de San Juan Bosco de Triana, el del Hogar de San Fernando en la Macarena, el cuerpo superior del retablo mayor de Don Bosco del Santuario de la Trinidad, los retablos del Colegio Salesiano Campano, la Auxiliadora que remata la fachada del Colegio Salesiano de Utrera y el Crucificado de su hermandad. De su etapa catalana le recordamos los trabajos de restauración de las capillas laterales de la Iglesia de Belén, la restauración de la iglesia parroquial de su pueblo Cassa  de la Selva a la cual regaló una custodia de plata que había traído de Argentina, también para esa parroquia construyó el altar del Santísimo y la capilla de los Dolores y decoró alguna de las capillas laterales.

En el campo más relacionado con la imaginería procesional sabemos que Don José María Geronés realizó en 1955 un paso para el Cristo de la Vera Cruz de Brenes, también es autor de la Virgen de Balme. En 1960 acabó de tallar y policromó el Señor de la Santa Cena de Montilla que en un principio fue encargado al malagueño Pedro Pérez Hidalgo, asi como la realización de la talla del Santísimos Cristo de la Misericordia para la Hermandad de la Amargura de nuestra ciudad.