SUEÑA CON UN DIOS ECHO A SU MEDIDA

Fragmento del Pregón Juvenil, año 2013

Ay amigo mío, ya tenemos la gloria personificada , ya tenemos la palabra echa prosopopeya para que nuestra mente tenga una idea clara y nada difusa de los andabas buscando mientras enhebrabas unos senderos de pasión que no hacían más que desembocar nuevamente en ellos, que no hacían más que discurrir como una lenta cofradía que al final parece más rápida de lo que creemos, sin encontrar ese punto que marca su final, el final del camino. Será allí donde encontremos a mi Cristo , a tu Dios, pero no lo veremos con esa forma abstracta que se sienta en el trono dorado del sagrario, ese Dios incorpóreo que es Dios mismo pero que mis ojos de insensato unas veces ve y otras no. Sí, soy consciente que este es el verdadero Dios pero dejad mis queridos hermanos que sea la dama de la experiencia la que vaya destapando poco a poco y sin correr el telón que esconde la verdad absoluta del misterio, esa venda de seda que recubre los ojos del alma que sólo me deja intuir tus reflejos pero que no me deja ver la claridad de tu rostro.
Por ahora, dejadnos que soñemos con un Dios hecho a la medida de quién lo demanda, con el Dios de lo palpable y de lo visible , el que puedo ver y tocar, que mi pueblo no quiere un Dios distante, difuso, no , ellos quieren a ese Dios de los adentros, el que emana poder, pero debilidad, divinidad, pero humanidad, amor, pero dolor. Ese hombre de planta gallarda y semblante robusto que echa a andar cada tarde a lo largo de una semana , a lo largo de una vida y así hasta que se venzan los siglos.

El Dios de los adentros
es el que naciera de la gubia de Ventura
la verdad de unos ojos verdes
que entre palmas y olivos perdura
El dios de los adentros
es la espalda maltrecha
de un hombre desvalido
por un romano que le acecha
El Dios de los adentros
es la esperanza del mundo
clavada en el árbol de la cruz
es ese caminar sereno y profundo
entre guardabrisas de tenue luz
El Dios de mi ciudad
es el que un día viera Dubé de Luque
sudando ríos de sangre por su frente
es esa fe que se desborda por todos lados
de cruz trinitaria y Cristo penitente
es un cuerpo que agoniza el castigo
de una noche que estalla en relente
El Dios de tus sueños
es el que cayendo se da de bruces
con el barrio de San Pedro y con sus luces
Todo un pueblo se hace Cirineo
para ayudar con el madero a Jesús el Galileo
Eres la obra cumbre de la imaginería barroca
eres la manos de Luis Ortega Brú
y el espíritu del rey que se derroca
El Dios de los adentros
el pescador de hombres de fe
tiene como mandamiento amar
es la calma que sosiega a la tormenta
la redención que nos llega por el mar
es la misericordia del hombre bueno
que ve su último aliento expirar
y es su destino el descanso eterno
del que algún día tendrá que despertar.

 

Jesús Manuel Luque Cáparros

Autor: Jesús Luque Caparros
Joven Cofrade pero desde niño vinculado a la Semana Santa, Capataz del Misterio de Oración, del Perdón y de la Virgen de la Soledad, fue pregonero juvenil, destacando en escritos y colaboraciones en revistas y publicaciones de Hermandades.
28 de abril de 2015, 14:36