La Linea Cofrade » JUAN MARTINEZ MONTAÑES
JUAN MARTINEZ MONTAÑES

JUAN MARTINEZ MONTAÑES (EL DIOS DE LA MADERA)

 Juan Martínez Montañés nace en la población jienense de Alcalá la Real en el año 1.568. Su padre D. Juan Martínez nacido en Zaragoza y posteriormente avecindado en Alcalá la Real tenía como oficio el bordado y su madre Doña Marta González descendía por parte materna de los conquistadores y primeros pobladores de esta población.

Es bautizado en la Parroquia de Santo Domingo de Silos el 16 de marzo de 1.568.

La vocación artística de Martínez Montañés partió de su propia familia y en los talleres alcalaínos. Hacía el año 1.579 y con tan solo 11 años de edad se hace ver su presencia en el taller de su paisano D. Pablo de Rojas que tenia en la ciudad de Granada. En el año 1.582 a la edad de 14 años se traslada a Sevilla, donde hay una naciente y prometedora escuela escultórica, siendo examinado por los responsables del gremio de escultores y entalladores, estando en los Talleres de Jerónimo Hernández y Gaspar Núñez Delgado. Obteniendo en el año 1.588 con tan solo 20 años la titulación de maestro escultor, tallista y maestro de retablos.

Contrajo matrimonio dos veces, teniendo de su primera mujer cinco hijos y de la segunda siete. Llego incluso a estar encarcelado durante dos años acusado de asesinato.

Martínez Montañés tenia una clara vocación “la escultura en temas religiosos”. La mayor parte de su obra la realizo en madera tallada y policromada, imprimiendo a sus imágenes un extraordinario realismo. Sus trabajos tienen características clasicistas y manieristas que las propiamente barrocas, aunque conforme iban evolucionando apuntaban más al realismo barroquizante.

Sus obras las comienza en la capital hispalense, donde fue uno de los creadores de la Escuela Sevillana de Imagineria. Tal era la perfección de sus tallas que en Sevilla le llamaron “El Dios de la Madera”.

En el año 1.635 se traslada a Madrid donde Felipe IV le encargo la realización de un busto que debía de servir de modelo, junto con un cuadro de Velázquez para la estatua ecuestre del monarca que Pietro Tacca fundiría en bronce en Florencia.

Este monumento se encuentra situado actualmente en la Plaza de Oriente de Madrid.

La obra de Montañés trascendió más allá de la escultura, ya que influyó también sobre artistas plásticos. Según los críticos de arte, Juan Martínez Montañés tuvo una destacada influencia sobre dos pintores de reconocida talla como fueron Zurbarán y Velázquez.

También cabe destacar que uno de sus discípulos fue el cordobés Juan de Mesa.

Juan Martínez Montañés, quizás sea uno de los personajes más queridos de la historia de Sevilla, atendiendo a las representaciones escultóricas que del mismo hay en nuestra ciudad y de la gran veneración que los sevillanos siente por su obra desde que salieran de sus manos hasta nuestros días.

En la fachada del Palacio de San Telmo se puede observar las esculturas del genial escultor entre los doce sevillanos ilustres, donde en una de sus manos lleva la cabeza de un Cristo. La otra representación escultórica la veíamos en el monumento a La Inmaculada, en esta ocasión portando una pequeña escultura de la Cieguecita la maravillosa Purísima que se puede admirar en la Catedral.

En estas dos ocasiones su figura formaba parte de monumentos donde concurrían otros destacados personajes de la vida Sevillana. También se realizo un monumento individual, que surgió como una iniciativa popular a través del periodista Enrique Garro y que vio su culminación en la escultura en bronce obra de Agustín Sánchez Cid fundida en los talleres Codima de Madrid en 1924.

En una poderosa imagen sédente de Martínez Montañés llevando en una mano su genial gubia creadora y en la otra portando a la Inmaculada. El pedestal posiblemente uno de los más hermosos de los que sustentan las esculturas de nuestra ciudad esta realizado con unos niños en mármol en las esquinas y unos bajo relieves también en bronce obra del mismo autor. El monumento se encuentra situado en la Plaza del Salvador donde cada Jueves Santo se puede contemplar en dicha Plaza la salida y recogida de su obra más importante El Cristo de Pasión.

En la Plaza de la Magdalena en Sevilla se encuentra una lapida donde se puede leer el siguiente contenido:

JUAN MARTINES MONTAÑEZ

YACE SEPULTADO EN ESTA PLAZA

ANTIGUA IGLESIA PARROQUIAL

DE SANTA MARIA MAGDALENA

Y TUVO EL TALLER DE SUS FAMOSAS ESCULTURAS

EN CASA CERCANA A DICHO TEMPLO

LA ACADEMIA DE BELLAS ARTES DE SEVILLA DE SANTA ISABEL DE HUNGRIA

DEDICÓ ESTE HOMENAJE A LA MEMORIA DEL INSIGNE IMAGINERO

EN EL AÑO DEL SEÑOR DE 1957

En dicha Iglesia de Santa María Magdalena en Sevilla a los 71 años de edad el día 18 de Junio de 1.649 fue enterrado el genial escultor a consecuencia de la peste tras una vida personal y profesional intensa y prolífica.

En su producción artística se pueden contemplar varias etapas:

• Periodo Formativo, que transcurren entre los años 1.588 al 1.605.

• La etapa Magistral, del año 1.605 al 1.620.

• El Decenio Critico, del año 1.620 al año 1.630, con la perdida de sus discípulos Juan de Oviedo y Juan de Mesa tras una grave enfermedad, así como por diversos pleitos.

• Periodo Barroco que fue la apoteosis final entre los años 1.630 al 1.643.

La obra de este ilustre imaginero se conserva fundamentalmente en Sevilla y otros lugares de Andalucía, España y América hispana.

Algunas de las obras que están documentadas e identificadas:

• En la Catedral de Sevilla, el Crucificado de la Clemencia (1603-1604) y La Inmaculada conocida como “La Cieguecita” (1629-1631).

• En la Parroquia del Sagrario, el Niño Jesús (1606-1607).

• En la Iglesia de la Anunciación, San Ignacio, San Juan Bautista y San Francisco de Borja.

• En el Museo de Bellas Artes, Santo Domingo y San Bruno (1634).

• En el Convento de Santa Clara, el retablo mayor, la Inmaculada, Santos Juanes y San Francisco de Asís.

• En las Carmelitas Descalzas, Santa Ana y la Virgen.

• En Santa Paula, San Juan Evangelista.

• En Santa Isabel, el retablo del Juicio Final.

• Retablo de san Isidoro del Campo en Santiponce (Sevilla) 1609-1613.

• Batalla de los Ángeles en Jerez de la Frontera en el año 1640.

• Cristo de la Vera-Cruz de la Hermandad de Sanlucar de Barrameda.

• Nuestro Padre Jesús de Pasión, Parroquia del Salvador Sevilla (1619).

• La desaparecida Virgen de la Hiniesta en la Guerra civil en 1.936.

Hay igualmente obras documentadas e identificadas en Lima, Oruro, Llerena, El Pedroso, Benacazón, Medina Sidonia, Cilleros. Habría que añadir decenas de imágenes que le han sido atribuidas, el Cristo de los Desamparados de la iglesia del Santo Ángel. La Virgen de la Estrella del popular barrio de Triana y la Virgen de la Encarnación también dolorosa Sevillana.

Cabe destacar por último que Juan Martínez Montañés tiene dos retratos, uno posando para Velazquez sobre la edad de 67 años y que se encuentra en el Museo del Prado y otro obra del pintor Francisco Valera ubicado en el Ayuntamiento de Sevilla.

Galería de Imágenes de sus Obras


WordPress Video Lightbox Plugin