NO SOY ROCIERO, PERO ME ENCANTARÍA

Llevo 50 años de cofrade de una sola Hermandad la mía, la Oración en el Huerto, y tal vez ese tiempo que le he dedicado a Ella día a día, no me permitió acercarme a ese mundo maravilloso del Rocío, con la seguridad que me hubiese encantado.

Cierto es que he tenido desde sus orígenes la oportunidad de compartir muy buenos momentos con los rocieros linenses donde me he sentido muy querido, me han hecho participe de sus ilusiones y proyectos, porque muchos de ellos también pertenecen al mundo cofrade, yo conservo con mucho cariño una de las primeras medallas de la Hermandad, he sido testigo privilegiado de los estrenos que fueron llegando a la hermandad con el paso del tiempo.

En el recuerdo y en nuestro corazón aquel día en el que el Simpecado Divino visito nuestra Parroquia de San José y a nuestro Barrio, vivimos momentos históricos e inolvidables, y una Eucaristía preciosa, cantada con la clase que los caracterizan por el coro de la hermandad.

Coincidió con el besamanos de mi Virgen del Amor y del Rosario. Eternamente agradecido a su Hermano Mayor mi admirado Momo Valle Lima por tan loable iniciativa de llevar el Simpecado por todas las Parroquias.

Confieso que nunca hice el camino hacia la Reina de las marismas, que no he tenido la fortuna de vivir todos esos sentimientos y sensaciones que se viven acompañando al Simpecado Divino, convencido de que hubiese vivido una experiencia inolvidable.

Confieso que nunca estuve en la aldea del Rocío en primavera, para poder acompañar a mis hermanos rocieros linenses en su presentación ante la Blanca Paloma, compartir muy buenas convivencias en la casa hermandad, o en las de muchos amigos que siempre me las ofrecieron.

Tampoco tuve la oportunidad de vivir esos momentos únicos llenos de sentimientos difíciles de describir, cuando en la madrugada la Santísima Virgen del Rocío sale al encuentro de un mar inmenso de corazones, que la aman y la veneran, eso también me hubiese encantado.

Pero lo que si me ha llenado de satisfacción y orgullo coma linense son las muchos 12 de octubre que he asistido con mi buena gente de mi Parroquia, mi Hermandad, y de mi Barrio, a la Santa Misa anual de la muy ilustre Hermandad de Ntra. Sra. del Rocío de La Línea de la Concepción, en el Santuario o en la Parroquia de Almonte.

Que gratificante es poder escuchar el nombre de nuestro Pueblo, en ese maravilloso lugar, rodeados de tantos linenses, magníficamente representado por su hermandad del Rocío, día hermoso por muchos motivos, y de vuelta, poder disfrutar de los buenos vinos y platos de la zona, o vivir buenos momentos de convivencia en la casa de hermandad.

Y desde el primer año yo que soy un mariano empedernido, sentí en lo más profundo de mi ser que allí en esa ermita marismeña se palpaba, se sentía, un sentimiento muy especial difícil de describir con palabras, un ambiente de silencio, de rezos ,de miradas perdidas buscando a la virgen de sus amores, mis ojos fueron testigos de coma brotaban lagrimas que podían ser de penas o alegría ,eran auténticos poemas de amor, eran conversaciones interminables, era sencillamente fe, era momentos para escribir un magnífico pregón lleno de vivencias que seguro llegaría al alma.

Llegue a la conclusión de que la Santísima Virgen del Rocío que presidia su maravilloso altar tiene ese algo tan especial que nos cautiva y nos enamora, benditos sean mis hermanos rocieros que la tienen coma Madre y mediadora.

Hermanos rocieros reciban mi fraternal abrazo en la Santísima Virgen del Rocío que ella os bendiga, ojala muy pronto todos vuestros actos se puedan realizar con total normalidad, este año solo nos queda decir que viviremos UN ROCIO DE ESPERANZA.

Jacinto Villanueva Martín cofrade de la Oración en el Huerto

LA LINEA PENTECOSTE 2021.

Autor: Jacinto Villanueva Martín
Persona de Iglesia y de su Hermandad de Oración en el Huerto, dedicación y entrega por la Semana Santa.
14 de mayo de 2021, 22:16