¿HAS VISTO A DIOS CAMINAR?

¿HAS VISTO A DIOS CAMINAR?

¿Has visto a Dios caminar?
¿Has visto a Dios quitarse las alhajas
hacerse tangible y bajarse de su altar?

¿Has visto a Dios caminar?
¿Has visto al Dios verdadero
pasear entre sombras de acero
solo para pararse a vislumbrar
como florece la llama del lucero
en los ojos de un barrio al soñar?

¿Has visto a Dios caminar?
¿Has visto al Dios de los adentros
estampar su bastón de madera
contra el mármol robusto del tiempo
con ese eco que platea las sienes
con esa piel áspera que espera
el sabor añejo de noches en vela
de tabaco de picadura
y cafés a la lumbre de la cera?

¿Has visto a Dios caminar?
¿Has visto al Dios de la misericordia
esperando en el zaguán de las casas
impaciente por bordar sonrisas de miel
con esa caridad que busca concordia
de manos conmovidas por donde pasan
saciando la necesidad a flor de piel?

Yo…he visto a Dios
He visto a Dios en el sagrado rito
de un jueves de madrugada
He visto a Dios romper a llorar
en la intimidad de hombres de alma desnuda
sin mas aparejos que ese trozo de tela sudada
de mirada fija en un terno negro que no duda
que allí tenía su legión soñada.

He visto a Dios dibujar pentagramas
con el manuscrito vertical que cae del cielo
una melodía de llanto se desparrama
en las mejillas del hombre recio
entre padres que quiebran su alma
jóvenes de un amor sin precio.

He visto a Dios entre el azahar
de un patio de pasos contados
donde jugaba a ser mayor
saltando entre las estrellas
y entre bromas aprendí el oficio
que es cosa seria y no para niños
“Venga levanta el paso,
no tengas miedo estoy aquí detrás”
“Carlitos!!!..” ya sabéis el final
Donde he sentido el calor y respeto
de hasta los más viejos del lugar
Donde el orgullo se ha ido
más allá de las letras de un apellido
más allá de una sangre que nace
con una vieja foto en la mesilla
más allá de la estirpe que fragua
con su mazo la luna sencilla
para quedarse solo en otras letras
las letras de su cuadrilla

He visto a Dios entre un revuelo
de largo cortejo recién formado
monaguillos con ese dulce desvelo
de humeantes siluetas esbozado

He visto a Dios en un barrio añejo
de fotos en blanco y negro
de calles en penumbra
de “chapuces” y mercado ambulante
de vecinos valientes y prestos
de esa sonrisa que asoma
sabedores de un noble arte
que hay que torear la vida
con la izquierda por delante

He visto a Dios como fuente de Salud
con semblante inmaculado de mujer
emanando ese agua que purifica
todos los pecados de nuestro ser

He visto a Dios de tantas formas
y en un lugar tan pequeño y oculto
que no hay murallas que lo rodeen
ni torres que lo custodien
eso, solo puede hacerlo el corazón
y la magia insondable del cedro
Que aquí, Dios tiene nombre de Perdón
y lo he visto humilde y sencillo
paseando por el barrio de San Pedro.

Dedicado a mi querida Hermandad De San Pedro.

 

Jesús Luque Cáparros

Autor: Jesús Luque Caparros
Joven Cofrade pero desde niño vinculado a la Semana Santa, Capataz del Misterio de Oración, del Perdón y de la Virgen de la Soledad, fue pregonero juvenil, destacando en escritos y colaboraciones en revistas y publicaciones de Hermandades.
13 de enero de 2020, 13:29