FRANCISCO RUBIALES OFRECIÓ UNA MEDITACIÓN ESPIRITUAL (GALERÍA IMÁGENES AMPLIADA)

Hace unos días publicamos la noticia de la Adoración al Santísimo Sacramento y la Meditación ante la Sagrada Imagen de Nuestro Padre Jesús del Perdón, dentro de los cultos establecidos con motivo de la Festividad de Cristo Rey, ampliamos el contenido con un amplio resumen realizado por el Reverendo Don Francisco Rubiales y una amplia galería de imágenes.
_JAP0164
Las caídas de Jesús sólo se entienden desde toda la Pasión. Y la palabra Pasión significa AMOR. Vivir apasionado.
Por ese amor, Jesús cae por el peso de nuestros no-amor.
1ª caída.  Cuando preferimos quedarnos en la imagen y esta no nos lleva al Cristo vivo, muerto y resucitado,  presente y real en la Eucaristía y vivo en su Palabra.
Veneramos a nuestras imágenes, que nos emocionan. Y cuando las procesionamos nos conmueven a nosotros y a los demás.
Es verdad que a nuestros padres les gusta que llevemos una foto en nuestra cartera, y que los recordemos. Pero más les gusta que les visitemos, y que les demos los abrazos y besos en vivo. Les gustan hablarnos y que le hablemos. Y se sienten felices vernos a todos sus hijos sentados a la misma mesa.
Eso mismo le pasa a Jesús. Le gusta que le veneremos en su imagen o la de su Santísima Madre.  Pero lo que desea y nos pide es que lo sintamos  VIVO. Nosotros los cristianos tenemos el gran privilegio que El nos ha dado: tenerlo vivo y presente. Vivo entre nosotros  nos habla todos los días en su Palabra: en ella nos da consuelo, esperanza, alegría. Tenemos el privilegio de encontrarlo Vivo, real y presente,  en la Eucaristía y cuando lo adoramos en el Santísimo Sacramento del Altar. Sí, sí ahí está vivo. Tenemos el privilegio de sentir y vivir su perdón cada vez que celebramos el Sacramento de la Penitencia.
_JAP0145En muchas ocasiones la imagen de Jesús la separamos  del Jesús vivo, real y presente en la Eucaristía, vivo en su Palabra (La Biblia). Así le provocamos un gran dolor, nuestra falta de amor,  que le hace caer.
2ª caída. Vivir sin comunidad, ir por libre.
Cuando leemos los evangelios lo primero que hace Jesús es llamar a susprimeros discípulos, su primera comunidad en camino.
Si es lo que hizo primero es porque es fundamental,  muy importante. El, convocando a estos primeros discípulos, pone los cimientos.
Jesús no es un vendedor de un producto, ni quiere que lo sean sus discípulos.
Por eso, como un artesano, trabaja con ellos, sus aprendices.
En ese taller artesanal van descubriendo el Reino de Dios. Van experimentando el rostro de Dios que se revela como Padre. Van comprendiendo que hay otra forma de vivir, de orar. Aprenden a compartir, a perdonar. Descubren que el sentido de sus vidas es Dios y que el estilo de vivir es servir y no ser servidos; que el que quiera ser el primero que se haga el último. Y van descubriendo las promesas de Jesús que caminado por lo que El les propone son felices y que alcanzarán la plena Bienaventuranza.
Vivir por nuestra cuenta, no sentir y vivir la riqueza de la vida comunitaria parroquial, es hacer caer a Jesús.
3ª Caída. El no perdón, la no reconciliación.
En el taller de la vida comunitaria, los aprendices no somos perfectos, somos, eso, aprendices. Y muchas veces nos damos un golpe, o damos_JAP0229 golpes a los demás. Herimos o nos hieren. Fallamos, nos equivocamos, no queremos seguir aprendiendo. Nos cansamos, abandonamos.
¿En qué se traduce todo eso? ¿Cuando golpeamos o nos herimos?
– Cuando quitamos a Dios de nuestra vida, cuando no cuenta en nuestro día a día. Cuando lo utilizo como un Dios de bolsillo, que lo saco cuando me conviene
– Cuando no vivo como hijo de Dios.  Y así quiero  ser el centro de todo y de todos. Los demás tienen que girar a mi alrededor.
No vivo como hijo de Dios cuando mando más que sirvo. Cuando procesiono, en el trono de mi egoísmo, a mis ídolos: mi orgullo, mi vanidad…
Cuando mi amor propio se siente herido y ataco, pongo zancadillas, hago daño a los que me rodean.
Dios no se asusta de que esas cosas ocurran, como dice el Salmo 103 «Él se acuerda de que somos barro».
Lo que provoca su caída, es cuando no queremos salir de esa situación. Cuando no queremos perdonar o pedir perdón.
«Pedro le preguntó a Jesús: ¿Cuantas veces tendré que perdonar a mi hermano si me ofende? ¿hasta 7 veces?
Jesús le responde: No te digo hasta 7 veces, sino hasta 70 veces 7″ (Mt 18,21). O sea un perdón pleno, perfecto, siempre.
¿Cuantas veces te perdona Dios? ¿Cuantas veces olvida tus errores, fallos y pecados?
Si Él te perdona en plenitud y siempre ¿Quien eres tu, quien soy yo, para no perdonar?
FOTOGRAFÍAS LOREN GÓMEZ SÁNCHEZ 
FOTOGRAFÍA JESÚS ASENCIO PÉREZ
Autor: La Linea Cofrade
Un 8 de diciembre de 2008 nace el portal www.lalineacofrade.com, coincidiendo con la Festividad de Nuestra Patrona y Alcaldesa Perpetua, la Inmaculada Concepción, con el fin de llevar toda la información sobre las Hermandades y Cofradías linenses, Penitencia, Sacramentales y de Gloria, siendo un punto de unión entre todos los que amamos este mundo.
25 de noviembre de 2014, 12:48