La Linea Cofrade » Rocío
Rocío

 

Hermandad Nuestra Señora del Rocío de La Línea de la Concepción.

BREVE HISTORIA HERMANDAD DEL ROCIO

Los primeros intentos de la creación de la Hermandad del Rocío de nuestra ciudad se remontan al año 1.936, a través del General de División D. Gonzalo Queipo de Llano, el cual visitaba la ciudad debido a su condición de Alto Jefe Militar, consiguiendo que un grupo de jóvenes de se inscribiesen como hermanos de la Hermandad del Rocío de Triana, como antesala a la creación en La Línea de una Hermandad que rindiera culto a la Virgen del Rocío, no fraguando esta primera iniciativa.

Esta Hermandad inicia su caminar gracias a los componentes de la Peña Rociera de nuestra ciudad que en el año 1.972 crean la misma con el objetivo de fundar la Hermanad del Roció de La Línea de la Concepción, hecho que ocurre el día 19 de junio de 1975, saliendo nombrado primer Hermano Mayor de la misma D. Emilio M. de Villar Martínez.

Otra fecha de importancia en la vida de esta Hermandad es el 11 de noviembre de 1.975 cuando es encargado a D. Fernando Marmolejo de Sevilla la realización del Simpecado celeste y plata. El 22 de mayo de 1.976 llega el Simpecado a La Línea de la Concepción, y a la romería de ese año asistió como grupo agregado a la Hermandad del Rocío de Triana (Sevilla), siendo esta madrina en recuerdo de aquel primer intento de creación de la Hermandad en el año 1.936.

El sábado 5 de junio, el Simpecado de La Línea fue transportado al puente del Ajolí esperando la llegada de Triana. Su Hermano Mayor, D. Manuel Madueño, le impuso al Simpecado de nuestra ciudad la medalla de la Hermandad de Triana y junto con la Hermandad de Camas entraron en el Rocío en uno de los momentos históricos de mayor relevancia en la historia de la Hermandad linense.

El 26 de noviembre de 1.977 es aprobada canónicamente la Hermandad. La Hermandad Matriz la reciba como filial en escrito de fecha de 1 de febrero de 1.978, dándole el número cincuenta de antigüedad.

El Simpecado es bendecido por el Capellán de la Hermandad el 1 de mayo de 1.978 siendo su padrino Emilio de Villar Lima y Dolores Cabello Salado, hija de aquella familia palmerina que con tanto cariño ha acogido desde 1968 a los romeros linenses.

El 13 de mayo, festividad de la Virgen de Fátima, hace su peregrinación oficial amadrinada por la Hermandad de Triana. Como recuerdo La Línea ofrece a Triana, para su Simpecado una cruz similar a la que luce la Virgen, aunque de más reducido tamaño.

El 12 de octubre de 1978, la Virgen está en Almonte y la Hermandad de La Línea de la Concepción, cumpliendo sus reglas, realizó su primera visita anual. Antes de la misa, su Hermano Mayor entregó al Presidente de la Hermandad Matriz de Almonte una cruz de perlas y turquesas como recuerdo de dicho acto. La Virgen luce la cruz en la parte derecha de su saya.

El 8 de febrero de 1.981 tuvo lugar la ceremonia de colocación de la primera piedra para la construcción de la casa hermandad en la aldea del Rocío.

En 1.989, la Hermandad decidió de forma casi circunstancial hacer el camino de Almonte. La experiencia sirvió para tomar la decisión de hacer el camino por Doñana al año siguiente. En 1.990 y 1.991 se caminó con Sanlúcar de Barrameda pero y a partir del año 1.992 la Hermandad tomo la decisión de realizar el camino en solitario.

El 12 de diciembre de 2.004 tuvo lugar la inauguración y bendición de la Casa Hermandad en La Línea de la Concepción, gracias a una cesión de un local por parte del Ayuntamiento de la ciudad.

En el año 2009 se une a las nuevas tecnologías creando su pagina Web, donde se puede visitar en la dirección: http://www.lalinearociera.es/.

En el año 2011 y tras cabildo de elecciones sale una nueva junta de gobierno de la que es su actual Hermano Mayor Don Juan Antonio Valle Lima.

En el año 2013 y tras acuerdo de la Hermandad Matriz de Almonte, el Coro de la Hermandad de Nuestra Señora del Rocio, ha sido el encargado de cantar en el Rosario que celebra la noche del domingo al lunes de pentocostes, previo al salto de la reja, en la Aldea Almonteña.

EL CAMINO

La Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de La Línea de la Concepción, sale hacia Sanlúcar de Barrameda. Tras la preparación de la caravana en la playa de Las Piletas se iniciará un recorrido hacia Bajo de Guía, donde embarca en las barcazas para cruzar el río Guadalquivir.

Una vez en la punta de Malandar, ya en el coto, se reorganizará la caravana, que se adentrará en las arenas de Doñana. La primera parada es en el palacio de las Marismillas, donde se almuerza. La Hermandad sigue su camino por la tarde hacia Carboneras, lugar donde se pasa pasar la primera noche en el coto.

El martes se sale hacia Cerro de los Ánsares y se para en el corral de Félix para almorzar. Luego se reanuda la peregrinación hacia el Palacio de Doñana, lugar de descanso en la segunda noche de camino.

En la penúltima jornada de camino los peregrinos se levantan muy temprano para tomar la dirección de la Raya de las Perdices, donde se almuerza. La tercera y última noche se pasa en el Aguaperal.

El jueves, último día de camino, el descanso de los bautizos será en las inmediaciones del pilón de la Raya del Eucaliptal. La llegada a la aldea suele ser ya entrada la tarde.

CASA HERMANDAD

El 8 de febrero de 1.981 tuvo lugar en la parcela de 1.050 metros cuadrados adquirida al Ayuntamiento de Almonte de la ceremonia de la colocación de la Primera Piedra de la Casa-Hermandad. En presencia del Presidente y Junta de Gobierno de la Hermandad Matriz, representaciones de las Hermandades filiales, invitados al acto, Alcalde de Almonte y cientos de rocieros, el Arcipreste de nuestra ciudad el Reverendo Padre D. Juan del Junco Domenech bendijo la piedra procedente del Fuerte de Santa Bárbara, situado en La Línea fronteriza con Gibraltar, lugar donde nació la ciudad de La Línea. La piedra, sacada a principios del siglo XVIII de la vecina Sierra Carbonera, tenía alojada una caja de acero inoxidable que contenía: Una medalla de la Hermandad. Monedas de curso legal. El diario “Área” del día anterior. Acta con la firma de los miembros de la Junta de Gobierno. Dos saquitos conteniendo arena de los dos mares. Una bandera de España. Actuó de madrina de la ceremonia Doña Ana González y Acevedo de Morales, Camarista de la Virgen del Rocío de Almonte.

En primer lugar se construyeron los sanitarios y la Capilla, posteriormente se cercó la parcela y se edifico la planta baja con una extensión de 350 metros cuadrados. Transcurrió un largo periodo en el que los avances de la misma fueron escasos aún existiendo un gran interés por continuar con su construcción. Y fue el día 12 de octubre de 2.007 tras casi un año de obras y remodelaciones cuando tuvo lugar la bendición e inauguración de la primera fase de la casa Hermandad en la aldea del Rocío.

SIMPECADO: El Simpecado de la Hermandad se encarga a Don Fernando Marmolejo de Sevilla. El 22 de mayo de 1976 llega a nuestra ciudad.

DATOS

NOMBRE COMPLETO: Hermandad Nuestra Señora del Roció de La Línea de la Concepción.

RESIDENCIA CANONICA: Santuario Inmaculada Concepción.

FECHA DE FUNDACION: En el año 1.975.

HERMANO MAYOR: D. Juan Antonio Valle Lima.

NUMERO DE HERMANOS APROXIMADOS: 820.

CULTOS

Sabatinas, Solemne Triduo en honor a la Virgen del Rocío, Pregón Rociero, Pregón del Camino, Misas de Romeros, Solemne Eucaristía ante la Virgen del Rocío (12 Octubre).

AUTOR DEL SIMPECADO DE LA HERMANDAD

Don FERNANDO MARMOREJO CAMARGO

Nació en el barrio del Arenal, en Sevilla, el 15 diciembre de 1915. Su abuelo, Enrique Camargo, y, sobre todo su padre, José Marmolejo Díaz, artesano forjador y cerrajero artístico, le introdujeron en el oficio.

En 1.931, en Sevilla, inició sus estudios en la Escuela de Artes Aplicadas e ingresó como aprendiz en el taller de Cayetano González, uno de los grandes maestros de la orfebrería Sevillana.

La muerte de su hermano José Luis, orfebre como él, en julio de 1936 marcó su vida para siempre. Compartía con su hermano las ideas comunistas, pero, de carácter más retraído, Fernando no participaba en las actividades políticas por las que José Luis fue represaliado sólo unos días después del 18 de julio.

Tras la Guerra Civil, se volcó en el trabajo. En los años 40 comenzó a trabajar en la forja de hierro, y pronto dedicaría todo su esfuerzo a la orfebrería.

En ese campo ha sido uno de los más prestigiosos profesionales del siglo XX, convirtiendo en actividad artística de primera línea lo que para muchos, hasta entonces, no superaba las barreras de la artesanía. Lo consiguió a base de tesón en la mesa de trabajo, pero también de estudio y de investigación.

Las hermandades y cofradías de Sevilla y su entorno se convirtieron en su principal cliente, y su camarín de la Virgen de la Macarena, tarea a la que dedicó 10 años de trabajo, es su obra más reconocida.

Pero Fernando Marmolejo es mucho más que un orfebre de las cofradías. Realizó copias del tesoro tartésico del Carambolo (Sevilla), del tesoro visigótico de Guarrazar (Toledo) y del tesoro prehispánico de los Quimbayas para su exposición en distintos museos; diseñó y ejecutó innumerables nacimientos, trofeos deportivos, medallas conmemorativas, cálices y piezas ornamentales.

18 de Julio de 1968, el Jefe del Estado le hace entrega del título Artesano Ejemplar.

En 1984 fue nombrado académico de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría.

En 1.986 recibió la medalla de Andalucía por su encomiable labor realizada.

Mantuvo su actividad artística hasta los 84 años, momento en que tuvo que abandonarla como consecuencia de una hemiplejía.

Fernando Marmolejo falleció el 20 de septiembre de 2006 a los 90 años, murió con la misma sencillez con la que vivió, rodeado de su familia en la casa de Santiponce (Sevilla) que a lo largo de medio siglo se encargó de llenar de tesoros artísticos, de vida, de trabajo y de sueños labrados a cincel.

Tres de sus seis hijos mantienen en plena actividad el taller de orfebrería, Fernando, Juan José y Alejandro Manuel.

Galería Imágenes:

imagenes hdad. rocio
Created with oQey Gallery


WordPress Video Lightbox Plugin