La Linea Cofrade » FRAGMENTOS PRIMER PREGÓN SEMANA SANTA LA LÍNEA, AÑO 1985

FRAGMENTOS PRIMER PREGÓN SEMANA SANTA LA LÍNEA, AÑO 1985

2 octubre de 2017 / Recuerdos

En la Semana Santa se conmemoran Misterios de excepcional importancia, la Institución de la Eucaristía, la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Por eso, desde muy antiguo y en atención a tan importantes conmemoraciones recibió precisamente el nombre de Santa.

-La Cuaresma, las dos formas que hay que vivir la Semana Santa, que no son excluyentes entre sí: el culto interno en los Templos y el culto externo en plena calle.

-En Andalucía, para hablar del culto externo, tenemos que hablar de las Cofradías.

Según el derecho canónico, la Cofradía es una asociación de fieles que estructurada a modo de cuerpo orgánico, se dedica al incremento del culto público.

Pero detrás de la fría definición jurídica late entre nosotros algo más cálido, más entrañable y vivo, que todo lo que pueda decir el derecho. Este calor, esta cosa entrañable nace de la peculiaridad de nuestro pueblo y de la peculiaridad que las Cofradías imprimen al culto público.

-Hemos visto lágrimas, hemos visto oración, hemos visto dar gracias, hemos visto entusiasmo, hemos visto elevarse los corazones hasta Dios, hasta llegar a la Virgen. Hemos visto como el pueblo vibra ante la Virgen y le reza y piropea, la aplaude, la sigue y corre tras Ella por las calles para poder verla de nuevo.

- Los pasos de los Cristos con severidad, cuatro faroles o cuatro cirios, flores rojas y moradas, normalmente claveles y lirios. La sangre derramada y el luto litúrgico.

-Cara dolorosa, puñal al pecho y lágrimas en los ojos para las Vírgenes. Corona de Reina, manto y palio. Flores blancas o de tonos suaves símbolo de pureza y mucha luz, mucha cera que brilla, que parezca un ascua. Es nuestra ofrenda, nuestro homenaje a la Madre de Dios.

-La Semana Santa Linense no es más que un trasunto de la Semana Santa Andaluza, con muchos problemas, con mínimos recursos, pero con mucho amor y con mucha imaginación para vencer la falta de recursos.

-Nuestras Cofradías son modestas en enseres, en pasos, en medios, pero grandes en entusiasmo, en sacrificio y en amor.

-El barrio de San Pedro, uno de los más típicos de La Línea estaba necesitando una Cofradía y ya la tiene. Sea bienvenida y que pronto, muy pronto, los pregoneros que me sigan le canten sus glorias y sus grandezas.

-ENTRADA TRIUNFAL DE JESÚS EN JERUSALEM.-

La Hermandad de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalem es enormemente popular, porque es precisamente la Cofradía de los niños.

Esta Cofradía tiene su misión y la cumple con dignidad y empaque: acostumbra al público infantil a presenciar el paso de una procesión y, de otra parte, cuantos y cuantos penitentes se han formado en las filas de la Borriquita, para ya, una vez mayores, ir engrosando las filas de otras Cofradías. Es pues, Cofradía de formación y Cofradía de Triunfo.

-NUESTRO PADRE JESÚS DE LA FLAGELACIÓN.-

Emocionado recuerdo a Fernando Gallego, cofrade ejemplar de la misma y miembro destacado de la Semana Santa Linense.

Es el único paso con cuatro figuras, y en mi opinión, la mejor talla de “paso” en madera que existe en La Línea. Dos sayones azotas a Cristo, atado a una columna, en presencia de un soldado romano. La Cofradía es consciente del momento trágico que representa, y por ello, se trata de una Cofradía seria, consciente y solemne, que cuida al máximo el detalle.

Aquella saeta lo resume todo:

Por cuantos golpes sufría,

Ninguno llorar lo he visto,

Y aquella columna fría,

Donde amarraron a Cristo,

De pena se estremecía.

-CRISTO DEL ABANDONO Y VIRGEN DEL MAYOR DOLOR.-

Es la Cofradía de la Colonia, hoy también del Junquillos.

Tiene gran arraigo en la barriada, zona deprimida, por lo que la Cofradía vuelca su labor de apostolado en su ayuda al prójimo, en estrecha colaboración con Cáritas.

Al Cristo del Abandono lo llaman así porque una vez lo abandonaron en plena calle. ¡Cuántas veces lo hemos Abandonado nosotros¡¡¡. Él no nos abandona nunca a nosotros y recorre las estrechas calles de la Colonia y las anchas avenidas del junquillo, muerto ya, pero con los brazos abiertos para acogernos a todos.

Detrás va su Madre, la del Mayor Dolor, Moreira que la talló, puso en su  cara el sentimiento desgarrado de dolor ante de la pasión de su Hijo.

Mirarte solo mirarte,

Tan amarga y tan serena,

Mirarte y después dejarte,

Que es mucha pena tu pena,

Para intentar consolarte.

-NUESTRO PADRE JESÚS CAUTIVO “MEDINACELI”.-

Para conocer el arraigo de esta Cofradía en La Línea, bástenos recordar la masiva afluencia de fieles cada primer viernes de marzo a su Capilla, en la Parroquia de Santiago.

Nos sugiere la impresión del hombre justo que lleva sus manos atadas, que va soportando ignominia, que sabe que todo ello es injusto, pero que aguanta con resignación la humillación, el dolor y la injusticia.

Con la túnica “morá”

“tratao” de mala manera

El Señor Cautivo va,

Y en sus manos prisioneras,

La sangre le va a “estallá”.

Cuando pasa el Medinaceli no hay público en las aceras, porque todos van detrás del Cristo.

-LA ORACIÓN EN EL HUERTO.-

Esta fue quizás la única Cofradía en La Línea que tuvo un origen gremial, al formarse por hortelano y agricultores linenses.

Desapareció y tras tres o cuatro intentos fallidos fue rescatada en 1971 definitivamente para la Semana Santa linense, por un grupo de jóvenes entusiastas.

Cristo en una imagen que encierra gran belleza, acepta su Pasión.

Con el alma “doloria”

Al Padre, Jesús oraba,

Gotas de sangre sudaba,

Y en su terrible agonía,

Un Ángel lo consolaba.

 

-LA VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS.-

Alguien podría pensar que todas las Vírgenes de Semana Santa son iguales. No hay nada más ajeno a la realidad. Ni todas las imágenes son iguales ni expresan lo mismo.

En este grupo escultórico de Ortega Brú, el escultor ha idealizado tanto a la Virgen, que parece una niña. Pero su cara expresa un dolor incontenible hasta el punto que, de su boca entreabierta parece escapar un gemido de dolor. También son dignas de contemplar sus manos sosteniendo al cuerpo de Cristo.

El Cristo Yacente es una talla soberbia, de gran seriedad, que contemplado despacio, sobrecoge el ánimo.

-EL GRAN PODER.-

Es la Cofradía más antigua de que se tiene conocimiento en La Línea, conservándose unos estatutos de 1902 y creyéndose data de 1892.

La procesión de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder es impresionante. Talla de gran belleza de Castillo Lastrucci, pero de enorme seriedad. Le ayuda a llevar la Cruz, Simón de Cirene, y el paso completo llena la calle.

Detrás del paso se agolpa gran muchedumbre. Van descalzos, con niños en brazos, con cirios encendidos, con devoción y fervor.

Al ver esta riada humana cualquiera podría sacar esta conclusión: señor, Tú eres el que todo lo puedes, tú eres el Gran Poder.

-LA VIRGEN DE LOS DOLORES.-

Es la de los Dolores la advocación mariana más clásica de la Semana Santa.

Fue la primera Virgen que efectuó procesión en la Semana Santa linense y el primer paso de palio que salió en La Línea.

La Virgen de los Dolores la tallo Moreira, con la cabeza baja y las manos abiertas en una actitud de abatimiento, de dolor, de desconsuelo, pero María Santísima sale a la calle en la noche del Jueves Santo, tan bonita de flores, tan reluciente de luces, tan bien montada en su paso y sobre todo, tan bien “mecida” por los hermanos costaleros que la llevan con tanto amor, que como decía el Padre Cué, “son sus tiestos y sus floreros y Ella arriba es la flor”.

-EL CRISTO DEL MAR.-

En La Línea no podía faltar esta advocación tan marinera, Cristo del Mar, Cofradía residenciada precisamente en la barriada de pescadores de la Atunara.

Yo estoy seguro que si preguntáramos a su Hermano Mayor cuantos cofrades tiene, contestaría sin dudar ¡toda la Atunara!. Es el misterio de esta Cofradía que tiene detrás una barriada entera.

El Viernes Santo la barriada entera deja las redes sobre la arena, las barcas varadas den la playa, y se va por las calles de La Línea a pescar hombres en las redes de su Cristo del Mar.

Al Templo vengo a rezar

Al Santo Cristo del Mar

Porque soy de la Atunara

Y yo sé que Cristo ampara

A los que van a pescar.

-LA VIRGEN DE LA ESPERANZA.-

Recuerdos al Padre Justo creador de esta Hermandad, el escultor encargada de esta popular imagen dijo “Tendrá que ser muy guapa porque así vendrán a verla a pesar de estar lejos del centro”.

El escultor Ortega Brú acertó con el deseo y con la intención al tallar la imagen de la Virgen de la Esperanza.

La Hermandad nada más salir de su modesta Capilla se dirige casi de puntillas a visitar a los enfermos y a los ancianos.

María Santísima de la Esperanza lleva delante de su paso un gran clavel rojo en recuerdo de Eduardo Gómez de la Mata y de todos los hermanos cofrades ya fallecidos.

-EL CRISTO DE LA MISERICORDIA Y LA VIRGEN DE LA AMAGURA.-

A la Virgen de la Amargura hay que contemplarla con tranquilidad, con detenimiento. Entonces salta a la vista lo que pudiera parecer una contradicción: de su cara emana una gran dulzura, pero un gran dolor. Un dolor resignado, sereno, que transmite dulzura.

Delante de la Virgen va el Cristo de la Misericordia llevado en brazos de sus hermanos.

Aunque lo han abandonado

Y al eterno Padre clama

Sobre el madero clavado

Misericordia derrama

El clavel de su costado.

-LA PROCESIÓN DEL SILENCIO.-

Cuando la procesión del Silencio irrumpe en las calles de La Línea se produce uno de esos pequeños milagros de nuestra Semana Santa. La fila de penitentes del Silencio semeja a un rosario de cuentas negras avanzando.

Las tertulias callan, todo queda en silencio, pero un silencio que invita a rezar, a meditar, a recogerse. El nombre del Cristo es bonito y evocador, se ha consumado el sacrificio y nos trae un anticipo de la Pascua, Cristo de la Esperanza.

Este año ira nuevamente detrás del Cristo, su Madre, María Santísima de la Concepción.

En tu pecho va el dolor

En tus lágrimas la pena

Y en tu moreno  color

El perfume de azucena

De tu Pura Concepción.

-SANTO ENTIERRO Y SOLEDAD.-

Además de todas estas Cofradías hay en La Línea dos procesiones: la oficial del Santo Entierro que organiza el Consejo General de Cofradías y Hermandades y la de la Soledad.

El Santo Entierro es la procesión más solemne de nuestra Semana Santa. Sobre el túmulo negro, el Cristo Yacente de Ortega Brú, que recoge el respeto y el homenaje a todos los linenses. Le acompaña representaciones de todas las Cofradías con Estandartes e Insignias, formando un cortejo multicolor.

La Soledad es una procesión que cierra todas la de Semana Santa. La Virgen sola, acompañada de mujeres que recorren las calles cerrando todos los desfiles.

No es sola tuya la pena

Que te parte en corazón

Todas las madres del mundo

Acompañan tu dolor.

-EL MARTILLAZO Y AL CIELO CON ELLA.-

Cuando oigamos el seco martillazo sobre el llamador de paso con que el capataz llama a sus costaleros debemos poner en pie nuestro espíritu, cuando oigamos del roce acompasado de los pies de los costaleros sobre el asfalto, imitar su caminar con Cristo.

Cuando oigamos la voz del capataz ¡¡Al cielo con Ella!! Debemos comprender el papel de María en la redención y su misión de abogada e intercesora.

Es un honor el que tiene La Línea del llevar por apellido el de la Concepción de María y pedir por nuestro pueblo, por España a la Madre de Dios.

DON MANUEL GIMENO BOSMEDIANO

Fuente: Area


WordPress Video Lightbox Plugin