La Linea Cofrade » NUESTRA NAVIDAD

NUESTRA NAVIDAD

17 diciembre de 2011 / Eduardo J. Rodriguez Garcia.

La navidad es la celebración del nacimiento del Niño Dios, se dice que es tiempo de amor y de paz, donde hay que olvidar rencores y perdonar. Pero Navidad es Navidad. Cada uno lo celebra y vive a su manera y hoy en día más que un acontecimiento espiritual, es un hecho comercial.

Para unos Navidad es tiempo de reposo, descanso, vacaciones, en cambio otros deben trabajar más de lo acostumbrado porque algunos de sus compañeros se fueron de vacaciones a “celebrar la navidad”. Algunos llenan sus casas de luces y las calles y parques de la ciudad, se ven hermosos con coloridos que anuncian gozo y alegría, mientras otros ni siquiera tienen energía eléctrica.

Muchos preparan una gran cena en noche de Navidad, es un banquete especial, mientras muchos otros no tienen un pan. En Navidad se ve a muchos niños reír, abriendo sus regalos y gozando de sus  juguetes, pero también he visto a muchos niños  llorar, porque no tienen juguetes.

Si esto es Navidad, no quisiera que llegue diciembre, porque muchos se olvidan del Niño Dios; se hace tanta bulla y alboroto por las cosas que hay que comprar y por las que no se pueden comprar; la alegría, la risa, el despilfarro de los que tienen dinero se enfrentan a la rabia, la envidia y el llanto de los que no tienen. Me podrían decir, que esto no sucede solo en Navidad, que todos los días se vive con estas contrariedades. Sí, es verdad, porque todos los días nace el Señor. Como le dijo Simeón a Maria, refiriéndose al Niño: “Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción  -¡y a ti misma una espada te atravesara el alma!- a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones” (Lc 2,34-35).

Me decía un amigo: “para mi todos los días es Navidad, pues todos los días nace el Señor; no tengo que esperar que se llegue diciembre para darle un abrazo a mi padres, a mis hermanos o a mis amigos y desearles que la paz y el amor de Dios habiten en sus corazones ; estoy siempre dispuesto  a perdonar a quien me ha ofendido, sin esperar todo un año para  abrazarnos y perdonarnos; siempre que puedo hago una obra de caridad y comparto lo que tengo con quien realmente sé que lo necesita.

Algunas veces he compartido con niños y he visto en esas caritas tristes unos labios sonreír y unos ojos con mirada de esperanza, por qué esperar a diciembre para  mostrarles nuestro afecto, no necesito salir en paginas sociales de los periódicos, porque Dios sabe como vivo y lo que hago y eso es lo único que me interesa.

Sabes, me encantan los poemas, los mensajes y las tarjetas; es una lastima que solo me lleguen en diciembre, pero yo con mi vida hago el esfuerzo para ser  un mensaje viviente de amor, justicia, paz y esperanza cada día. Viviendo así he llegado a la conclusión de que todos los días es navidad, pues cada día mi corazón experimenta el amor y la paz de Dios. Cuando participo en la Eucaristía y recibo a Jesús me pregunto si se sentirá  cómodo en este pesebre que es mi corazón. No te olvides, todos los días nace el Señor y navidad es navidad”.

Cuando mi amigo se fue, me dije si esto es la navidad, quisiera que llegue diciembre para darle gracias a Dios celebrando con gozo y alegría el nacimiento de su Hijo, que durante el año me ha ayudado a vivir en el amor y la paz que un día nos trajo.

No olvidemos, que Simeón profetizo a Jesús como signo de contradicción y que su presencia pondría  al descubierto las intensiones de muchos corazones; que  Jesús ha venido a salvar al pueblo de sus pecados y es el Emmanuel: Dios con nosotros y al que los Ángeles cantan: “Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad”.

Navidad es navidad, año tras año cada uno lo seguirá viviendo a su manera y tú, ¿cómo la vivirás? La puedes vivir un solo día al año o todos los días del año. La decisión es tuya.

Este sentimiento navideño puede sentirse además de un día cualquiera, ahora, acercándote a las Hermandades y Belenes cuando los maestros belenistas han terminado ya su magnifica  obra, y se abre al público. Las caras de felicidad de todos los cofrades remueve por dentro y hace que el año que viene te inspires más y lo hagas con más entusiasmo, este año, si te has acercado, habrás observado la nueva iluminación, diurna y nocturna, el sonido de la cascada, todo tiene un sentido en si mismo, un significado intrínseco incapaz de describir aquí. Claro que si, en cualquiera  de nuestras cofradías la navidad también es importante, los maestros belenistas y los niños cofrades se acercaron hacia la sede de la hermandad para realizar un nacimiento, diferente al majestuoso catedralicio pero también realizado con mucho cariño, que sirvió para que otro año volviésemos a disfrutar de esa gran familia cofrade en estas fechas tan señaladas para nosotros.

Eduardo J. Rodríguez García

Navidad 2011

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.


WordPress Video Lightbox Plugin